sábado, 5 de junio de 2021

Superviviente

Me equivoqué, sí, y muchas veces, no me da miedo ni vergüenza reconocerlo. Cada fallo me enseñó más que cualquier acierto, aprendí a quién podía y a quién no debía dejar traspasar mi zona de seguridad.

Quizás se han escrito historias en mi vida que pude evitar, demasiadas, me equivoqué una y otra vez. Como aquella vez que intenté ayudar a alguien que estaba hundido y sin salida, y todo se volvió en mi contra, y lloré, y me encerré, y aún sufro al recordarlo.

He aprendido que lo que soy ahora es fruto de heridas que cicatrizaron y dejaron su huella marcada para no olvidar, porque no es verdad que duela menos la segunda vez que se cura la misma herida, duele igual o, posiblemente, más.

Supe que las malas experiencias se superaban con personas, lugares, libros, canciones... que nunca sustituiría, porque ese es mi yo, el que se ha construido piel a piel, superviviente de batallas perdidas, luchadora por quien lo merece y pasota de lo irrelevante.


Prometo seguir aprendiendo de la vida, porque vivir también es eso, un aprendizaje infinito para saber vivir.




                                                                RJ



No hay comentarios:

Volverte del revés

Sentir que no estás, que cada giro es de 360°, volviendo al punto de partida. Buscar respuestas a preguntas que no te haces, hacer preguntas...