miércoles, 25 de noviembre de 2020

Princesas de negro

Hoy quiero contarte un cuento en el que no hay ninguna princesa en peligro, porque ella era lo suficientemente fuerte como para desenfundar su espada y luchar. Muchos habitantes del reino no pensaron que fuera capaz de salir de su castillo. Su familia creía en ella, pero temía que esa valentía, que parecía tener la princesa, se desvaneciera en cada batalla perdida, aunque ella sabía perfectamente que sus fracasos no le iban a impedir ganar la guerra.

Cuántas veces le preguntaron por su príncipe. Pero tenía claro, que ella era su prioridad y, en realidad, no sabía si quería un príncipe, o una princesa. Se sentía aburrida de la necedad y muy curiosa con todo lo que podía venir. Abierta a descubrir el mundo más allá de los muros que construye la sociedad. Ser ella misma, sin estar al cobijo de ningún árbol. 

La princesa sólo quiere vivir, ser feliz, sin sentirse menos que nadie, sin ser juzgada, sin tener que pensar en qué van a decir, sabiendo que ella también es capaz de volar si se lo propone. 

                                       RJP

No hay comentarios:

Volverte del revés

Sentir que no estás, que cada giro es de 360°, volviendo al punto de partida. Buscar respuestas a preguntas que no te haces, hacer preguntas...