martes, 11 de marzo de 2014

El cuento del lobo: ambulancias vacías

Creo que todos conocemos el cuento del lobo (por si hubiera alguien que no, podéis leerlo aquí). Bien pues haciendo referencia a ese conocido relato hoy quiero denunciar el abuso que hacen ciertos vehículos supuestamente de emergencias por la ciudad de Huelva, tampoco quiero generalizar porque no puedo asegurar la veracidad en ese caso. Lo cierto es que lo que cuento lo he visto con mis propios ojos, ambulancias que vienen tranquilas por una avenida y al llegar a un semáforo en rojo ponen a sonar sus sirenas provocando en el resto de conductores el nerviosismo por no saber bien hacia dónde apartarse o cómo actuar para no provocar un accidente mayor. Evidentemente todos nos quitamos del medio cuando escuchamos las sirenas de emergencia de cualquier vehículo, lo que me parece de poca vergüenza es que se abuse de ello, y lo digo con la total tranquilidad de haber sido testigo de un simple hecho como el de ir circulando por una avenida de 3 carriles, precisamente yo iba dirección al hospital, y de repente, a mis espaldas comienzo a escuchar una sirena, automáticamente todos los coches empiezan a abrir paso a la ambulancia que corre dirección al hospital también dejando tras de sí un atasco de coches atravesados sin ningún sentido. Ya me resultó "gracioso" que después de pasar toda la avenida y llegar a una rotonda aparentemente habiendo pasado todo el tráfico, dicha ambulancia silenció la sirena, puedo pensar que si no necesita que le habrán paso tampoco tiene que ir alertando a toda la ciudad. Pues bien yo seguí bastante de cerca el recorrido de este vehículo que tranquilamente llegó a urgencias, el conductor y acompañantes se bajaron sin más y, evidentemente, la ambulancia iba vacía.

Y ahora yo me pregunto, ¿es necesario?, ¿los conductores de ambulancias no piensan en el caos que provocan a su paso cuando llevan la sirena encendida? Pienso que deberían ser conscientes de lo que significa estar al mando de ese tipo de vehículos y pararse un poco más a pensar en que los que vamos conduciendo no sabemos si llevan a algún enfermo o herido dentro y, claro está, esto no significa que no me vaya a apartar cuando escuche la ambulancia pero siempre me cabrá la duda de si es verdad o sólo quieren pasearse a toda pastilla por la ciudad.
Publicar un comentario