martes, 27 de abril de 2010

La puerta del infierno


En pleno desierto de Karakum (Turkmenistán), cerca de la pequeña aldea de Darvaza, se encuentra un cráter de unos  60 metros de diámetro y más de 20 de profundidad,  bautizado por los lugareños como “La Puerta del Infierno”.  A plena luz del día, Darvaza parece un desierto de ciencia ficción, aunque las vistas más espectaculares del pozo se producen por la noche. El gas que aún alberga en su interior sigue  ardiendo de manera incesante.
El pozo de Darvaza no es obra de la Naturaleza, sino que se trata del inesperado resultado de una prospección minera soviética llevada a cabo en la década de 1970.


Un equipo de geólogos se encontraba perforando el terreno en busca de yacimientos de gas natural, cuando de repente se toparon con una caverna subterránea que provocó el desmoronamiento de la excavación. 
Nadie se atrevía a descender por el cráter para recuperar el valioso equipo de perforación, debido a la elevada cantidad de gases tóxicos provenientes de su interior; así que los geólogos decidieron prenderle fuego a los gases que emanaba el pozo de Darvaza, con el fin de incinerarlos hasta que se consumieran por completo.


La idea no resultó muy acertada, ya que los soviéticos subestimaron las dimensiones de la caverna subterránea y su inflamable contenido. Los gases del pozo, que tendrían que haberse extinguido supuestamente en cuestión de semanas, siguen encendidos y ardiendo sin cesar desde 1971. Incluso se ignora por completo durante cuántos años más continuarán ardiendo las llamas de "La Puerta del Infierno".
La verdad es que me parece algo increíble y espero que os haya resultado interesante. El texto está sacado de una presentación de power point que me enviaron y las fotos pues del magnífico baúl que tiene nuestro amigo internet.





Publicar un comentario