martes, 28 de octubre de 2014

El amor del Génesis

El pasado sábado tuve la oportunidad de asistir a la función que nos brindaron Ana Milán y Fernando Guillén en nuestro Gran Teatro de Huelva con la obra "El Diario de Adán y Eva". Para empezar ya el Gran Teatro me da de por sí una sensación de estar en una gran ciudad donde a todas horas se puede disfrutar de obras de música, teatro, zarzuela... Por desgracia aquí en Huelva eso sólo ocurre algunos fines de semana pero "a Dios gracias" que al menos nos queda eso. Pues como decía entrar en el Teatro es abrir la puerta a otro mundo porque sabes que durante una o dos horas tu mente irá a donde quieran y puedan llevarte los que se suban al escenario.

Precisamente "El Diario de Adán y Eva" fue capaz de introducir al público en su representación ya que desde un principio, Manuela (Ana Milán) nos situó como oyentes que habíamos acudido a escuchar la última retransmisión de "El Diario de Adán y Eva", no obstante, el público agradecido interrumpía en aplausos cada vez que terminaban de relatar algún episodio de Adán y Eva y alguna vez que otra se escucharon cómo canturreaban los anuncios de radio antiguos (Flan chino el Mandarín, El ColaCao...) que tuvieron a bien poner ya que estaban recordando un programa de los años 60.

Con el público dentro de la obra, la interpretación de los actores no hace más que sumar esa concentración aunque debo reconocer que me distraía con Felipe (joven) interpretado por Fernando Guillén, porque entre las barbas, el peluquín, los gestos y las S que eran SH, cada vez que hablaba me recordaba a Rajoy y parecía que en cualquier momento íbamos a escuchar un "mire ushted". Quitando eso, que he llegado a pensar que pueda ser parte de parodia de la obra, ambos actores interpretaron a dos personajes cada uno. Guillén lo pudimos ver como Felipe en sus momentos de grabación más joven y, en la entrevista teníamos a un Felipe por el que habían pasado algunos años con la tristeza de no haber tenido ese amor o sí... "nadie lo sabrá". Por otro lado tenemos a Ana Milán que interpretaba a Manuela, una joven locutora de radio y a su madre, Ángela, cuando grababa con Felipe.

Hablan de amor, de un amor de juventud que el tiempo fue olvidando y que sólo con la muerte volverán a recordar y a guardar para siempre. Dicen que los detalles más pequeños son los más perfectos, y estos actores los tuvieron, las caricias, el trato, las miradas, el baile... hubo algún momento en el que se me encogió el corazón por el derroche de sensibilidad y amor que se estaba produciendo. Me reí mucho pero también lloré con los dulces toques emotivos con los que nos deleitaron. Enhorabuena por el trabajo a Fernando Guillén y Ana Milán.
Publicar un comentario en la entrada