martes, 23 de octubre de 2012

Please press the button

Cuánto trabajo cuesta darle a un botón ¿verdad? y es que a veces estamos a ese simple gesto de decirle a un amigo que seguimos sus publicaciones en facebook o de compartir sus post ingeniosos o de interés. A un simple botón estamos de comunicarnos con personas que están lejos, de llamar y escuchar a esa persona que echamos de menos.

Pero si nos salimos de las tecnologías es muy fácil colaborar con todos si cuando vamos a un baño público o privado pulsamos ese botón (cisterna) que, por regla general, suele echar agua limpiando de alguna manera su interior. Desde aquí hago este llamamiento, por favor, que no cuesta tanto trabajo y contribuimos con el que llegue detrás para que se lo encuentre al menos igual que nosotros.
Publicar un comentario