viernes, 14 de octubre de 2011

Una de cal y otra de arena

He vuelto a mis noches en vela, a mis horas de insomnio y soledad. En todo este tiempo me he encontrado con gente buena pero también con gente que le importa un comino tus sentimientos. Personas que no tienen en cuenta la fragilidad de una persona y no tiene en cuenta las palabras que te dedican. Afortunadamente, como ya he dicho, también hay gente que se preocupa por hacerle la vida un poco más grata y demuestra día a día que significas algo en un mundo sin sentido alguno.

Siento que en algún momento explotaré pero mientras sigo inflándome de premios y castigos. Una de cal y otra de arena.
Publicar un comentario