viernes, 29 de octubre de 2010

Hablemos de censura

Cuando oímos hablar de censura actualmente, la mayoría de las personas lo primero que dicen es: "eso existía en la época de Franco, ahora ya no", y yo siempre me sorprendo de esa afirmación. Es cierto que vivimos en un país democrático, con nuestros derechos y libertades, pero sigo lanzando la pregunta al aire: ¿sufrimos la censura a día de hoy?
Lo cierto es que ya existía desde hace mucho tiempo pero quizás nos remitimos a la época de la dictadura franquista por ser lo más cercano a nosotros y lo más duro que ha podido vivir este país, pero tenemos también el ejemplo del Tribunal de la Santa Inquisición. Fueron numerosos los libros censurados  y quemados por los altos mandos de la Iglesia y si hablamos de la dictadura en España ampliamos la censura a canciones, grupos de música, películas e, incluso, personas.

Pero volviendo a la pregunta que lancé, por mucho que digamos, hoy sigue existiendo este fraude a la libertad de expresión. No es real la libertad de prensa, pues el periodista tiene que seguir la línea que le marca su editor, así como el director de una emisora de radio a sus locutores o el de un canal de televisión a sus presentadores. Quizás sea internet el portal más abierto a la opinión pero es por el simple hecho de que es incontrolable. Cada uno sabemos perfectamente la ideología de cada uno de los medios de comunicación, los hay más extremistas algunos que otros pero según lo que queramos saber nos dirigimos a una fuente o a otra aunque supuestamente la labor del profesional es contar la realidad tal y como es.

Puede que me remita a una noticia muy comentada ya pero es un buen ejemplo, me refiero al atentado terrorista del 11-M. Situándonos en contexto, España estaba próxima a elecciones generales y no había apenas diferencia entre los dos partidos mayoritarios en las estadísticas, cuando saltó la noticia, casi todos culparon a la banda terrorista ETA pero no tardó en llegar a todas las televisiones que se había encontrado una furgoneta con videos con temas islámicos, el Corán, etc., aquí ya hubo quién empezó a darse cuenta que la masacre no había sido obra de los terroristas vascos, sin embargo a los periódicos  con ideología afín al gobierno que estaba en el poder en ese momento seguía culpando a ETA, ¿por qué? pronto tuvimos la confirmación por parte de Al-kaeda de la autoría de los hechos, pero aún hubo quién continuaba señalando a la banda terrorista vasca, ¿por qué? La desinformación también es un tipo de censura ya que no muestra al ciudadano de a pie la realidad sino lo que beneficia al poder o lo contrario en el caso de ideología opuesta al mismo. Creo que este país ya vivió demasida censura en su momento como para que en los tiempos que corren volvamos atrás en el tiempo.

Personalmente me gusta estar informada de lo que ocurre e intento leer prensa variada y contrastar las noticias de unos con otros para poder hacerme con una opinión propia de lo que acontece. Lo que es, es, lo cuente quien lo cuente. Que haya simplificado el tema de la censura a la libertad de prensa no quiere decir que no exitan más tipos. Termino simplemente diciendo que es bueno que de vez en cuando nos analicemos nosotros mismos porque nos daremos cuenta que nos rodeamos de círculos donde nos autocensuramos.

Publicar un comentario