jueves, 28 de enero de 2010

Frustración

Ya que ha pasado una semana y se me ha pasado el cabreo puedo escribir lo que fue mi primera experiencia de exponer un trabajo en clase.

Sinceramente, entre que me adelantaron la exposición una semana y que yo si no es bajo presión no hago nada pues la exposición no me la preparé todo lo bien que me hubiera gustado porque el tema era interesante (el narcotráfico en México). Sumémosle a todo esto que yo llego a la clase (de una hora y media de duración) con la idea de que tenía que presentar otra compañera su trabajo antes que yo por lo que mi nerviosismo no era tal al principio, mi sorpresa fue que, esta persona, no vino, por lo que tuve que empezar yo. Puse mi presentación de power point en pantalla y comencé. A la media hora apareció por la clase mi compañera del día por lo que la profesora me dio un toque para que no me alargara mucho y pudiera exponer la otra alumna, ésta le comunicó que no iba a llevar a cabo la actividad por lo que me dio vía libre para poder explayarme. Cuando llevaba una hora o así me dijo con estas mismas palabras: "vaya usted terminando que así aprovecho y hago unas llamadas"...¡¡¡¿¿PERDONA??!!! que yo sepa a la clase le quedaba aún media hora por lo que no entendí muy bien a qué venía aquello. Pero lo más fuerte fue su falta de respeto, además de tener que saltarme parte de la información que llevaba y cuando me disponía a concluir con los puntos finales la profesora estaba con su bolso colgado y la mano en el pomo de la puerta para salir pitando...

La verdad es que la experiencia de tener que poner en conocimiento a una clase un tema que has trabajado me gustaba pero salí muy descontenta, vale que, a lo mejor, no fue la exposición más entretenida pero creo que por lo menos hay que dar oportunidades para poder mejorar en un futuro y, por otra parte, si la profesora tenía cosas que hacer también sabe que su clase tiene una duración así que se podía haber ahorrado el comentario.
Publicar un comentario