sábado, 9 de enero de 2010

Después de la vuelta

Hace ya varios días que regresé de Córdoba, ahora vuelve todo a ser lo mismo, nada ha cambiado por lo que esos 6 días han sido un pequeño paréntesis, como aquel que se emborracha para olvidar y cuando se le pasa el efecto se da cuenta que todo sigue igual...

Por lo menos en Córdoba me lo he pasado muy bien, estuve en una cena con amigos amenizada sin pensar con un coro rociero que también estaba de cena y que, como es normal, a una que es de Huelva y que le tira su tierra, me lo pasé en grande. Además, tuve la oportunidad de dar un paseo mañanero por la mezquita y sus alrededores, muy gratificante en estas fechas que el turismo no es tan masivo. Por primera vez pasé la noche de reyes fuera de casa pero aún así me desperté con un regalito en el salón.

No se puede decir que me haya aburrido porque no ha sido así, las horas muertas en casa de mi hermano las aprovechaba haciendo algún trabajo de la carrera.

Sus Majestades, por supuesto, también pasaron por Huelva donde me dejaron lo que había pedido, una cámara de fotos réflex, ¡qué alegría! aunque sé que me dará más trabajo de la cuenta, yo encantada por ello.

Espero que con vosotros se hayan portado los Magos de Oriente igual que conmigo. Este 2010 deseo que sea tan bueno como todos esperamos, a ver si puede ser.
Publicar un comentario