miércoles, 28 de marzo de 2012

Semana Santa de La Redondela

La procesión del "niño de la bola", cada año atrae a una gran cantidad de personas a un municipio de poco más de 1.000 habitantes el Domingo de Resurección. 



La procesión cuenta con varias curiosidades, aunque el más destacado es que el cortejo está formado por dos pasos que se pierden uno del otro durante el recorrido, para encontrarse en la zona conocida como "El Lejío", en la confluencia de las calles Real y Santa María, aproximadamente una hora y media después del comienzo.

Los pasos se encuentran en una calle en la que la Virgen, según narra la tradición, divisa a su hijo en el otro extremo, y emprende una carrera en la que se producen tres caídas, que simbolizan las tres caídas de Jesús en su camino al monte Calvario.

Antes de ese encuentro, la imagen ha recorrido varias calles de las inmediaciones, y cuando se gira es cuando se encuentra con el niño al fondo de la calle, a los sones del himno nacional de España.
Se trata de una de las pocas alegorías en todo el mundo al pasaje bíblico que relata como Jesús se perdió en el templo cuando tenía 12 años (Lucas 2,41-52).

Las imágenes que salen en procesión son la de la Virgen de la Esperanza, la patrona de la localidad, y la de un Niño Jesús elaborado en 2002 por el escultor de Cartaya (Huelva) Fernando Alvarez Galán, imagen conocida popularmente como 'niño de la bola', que salieron de la parroquia de Nuestra Señora de los Doce Apóstoles poco antes de las 12:00 y se han reencontrado casi a las 13:30.

Los actos del día del "niño perdido" se completan en la localidad con las subastas de las varas de las imágenes del niño y la Virgen, así como objetos como cajas de dulces o cuadros con fotografías de las dos imágenes, así como las flores de los dos pasos durante el recorrido.
Publicar un comentario