miércoles, 27 de mayo de 2009

Y otro año que me quedo sin ir

Como cada año, el miércoles de la salida de la Hermandad del Rocío de Emigrantes es de esos poquitos por los que no me cuesta trabajo madrugar. Son ya muchos los años siguiendo a esta hermandad en su salida por Huelva, realmente desde que tengo uso de razón porque mi madre siempre hacía el camino pero, por diversos motivos, dejó de hacerlo y yo todos los años hago parte de ese recorrido por Huelva.

En esta ocasión la salida ha sido más especial que en años anteriores porque ha vuelto el simpecado a la barriada desde la siempre ha salido cuando acompañaba a mi madre, las colonias, concretamente de la plaza de los Dolores, y donde está la antigua casa de hermandad. Hoy sólo lo he acompañado hasta el ayuntamiento, que le han tirado pétalos a la carreta mientras Eduardo Hernández Garrocho le cantaba la salve rociera. Haciendo un inciso en esta parada, me gustaba mucho más cuando se le cantaba a cada hermandad onubense su salve (aprovechando que cada una tiene una propia), la verdad es que para los hermanos es muy especial y para mi muchísimo, pero bueno, habrá que plantearselo al coro. Como iba diciendo, hoy sólo he hecho el recorrido hasta el ayuntamiento, otros años suelo llegar hasta la Comandancia de Marina, pero es muy triste para mi ver como se aleja toda la comitiva y yo tengo que caminar en sentido contrario... En fin, como digo todos los años, el año que viene será. En este momento siempre me acuerdo de una sevillana que dice en su estribillo "y aquí estoy con la mirada perdía, y aquí estoy, en un camino en su orilla porque este año no voy".

Afortunadamente, tuve la oportunidad de hacer el camino de Emigrantes en el 2007 y la verdad es que es algo inexplicable, no se puede expresar con palabras.

Os dejo algunas fotos de hoy para aquellos que no han podido verlo y buen camino y buen Rocío a todos los rocieros.




Publicar un comentario